Jornada De Errores Médicos, 1st Edition

  • Rafael Olivera Figueroa
  • Published By:
  • ISBN-10: 6077504068
  • ISBN-13: 9786077504061
  • 160 Pages | eBook
  • Original Copyright 2008 | Published/Released August 2014
  • This publication's content originally published in print form: 2008
  • Price:  Sign in for price

About

Overview

¡Bienaventurados los médicos que tienen un bisturí en la mano y vencen, inspirados por la ciencia y técnica que otros galenos legaron a la humanidad, las difíciles y escabrosas trampas que el destino tiende con sus intrincadas enfermedades! Este libro no es una recopilación de los errores mal intencionados, sino de aquellos que se han originado durante el ejercicio de la sagrada profesión médica por un accidente o mal diagnóstico. Es una pauta dramática en el camino de los hombres que día a día se enfrascan en disímiles combates con la muerte. Es un homenaje a quienes tan abnegadamente sufren durante sus intervenciones, se preocupan en el curso de recuperación y sonríen de satisfacción cuando ven coronados sus esfuerzos con el restablecimiento total de sus enfermos. Jornada de errores médicos es un libro que estremecerá a los lectores por su profundo contenido y dramática realidad. Es la historia de doce jóvenes médicos que el día de su graduación prometen solemnemente reunirse al cabo de veinte años en el mejor hotel, en ese entonces, del bello puerto de Acapulco. Y cuando cumplen su juramento, siendo ya médicos famosos, uno de ellos se levanta de la mesa redonda y propone algo insólito: ¡confesar cuál ha sido el error más grande que cada quien ha cometido en el ejercicio de su profesión! La pluma ágil y sencilla del doctor Rafael Olivera Figueroa nos hace vivir las terribles horas que pasan los personajes al reconstruir sus tristes experiencias. No se trata de juzgar al cirujano que involuntariamente llega a equivocarse, sino de comprender los momentos angustiosos que vive al darse cuenta de su error... Hace años, posiblemente nadie se hubiera atrevido a tocar este delicado punto; pero ahora, y es justo aceptarlo, ya no se considera a los médicos como dioses ni se les da tratamiento de omnipotentes: ¡son humanos y, como tales, propensos a errores!